Thursday, September 03, 2009

Esmalte

Tan desacostumbrada estoy a pintarme las uñas que esta mañana, cuando desperté, sentí que estaba mirando las manos de otra persona.

Ordinaria Vesca: intenta ser más "chic" y no le sale.

Labels:

1 Comments:

Blogger Hernán Schillagi said...

¡Es como un cuento fantástico! Casi te pasa como en el microrrelato de Monterroso: "Cuando desperté, la mano pintada todavía estaba ahí". ¿De qué color habrá tenido las pezuñas el dinosaurio?

Otra posibilidad, el terror: la mano, hastiada de tanto destrato estético, se te va al cuello -cual garra- y te clava todo su bermellón en la yugular.

September 03, 2009 8:43 PM  

Post a Comment

<< Home