Sunday, October 22, 2006

Adictos al beta-carrot-eno



Mi gato tiene un problema con cierta sustancia.



Un día vimos que merodeaba el canasto de las verduras y se refregaba con insistencia, sobre todo, en el vértice de una zanahoria. Se la acercamos para observar su comportamiento. Lo que vino a continuación fue todo un espectáculo: apresar con sus patitas el vegetal en cuestión, en un abrazo frenético y espasmódico; sostener por un cabo la verdura y rasguñarla por el otro con las extremidades posteriores; repasar su rostro felino una y otra vez contra la hortaliza anaranjada; hincarle los dientes, las garras hasta hacerla sangrar su elixir. (Véanse las fotos que ilustran el post)
Desde entonces, cada tanto, le proporcionamos el objeto de su deseo y lo vemos disfrutar de unos minutos de química comunión con la naturaleza. Total, es una sustancia de venta libre y nadie se ha muerto por exceso de vitamina A ¿no?

Además, todos tenemos debilidades y gustos a los que nos aferramos desde nuestro costado más irreflexivo. A mí me pueden las pastillas de anís, por ejemplo.

Y vos, lector, contame tu condena, decime tu consumo y hablame, simplemente, de aquella adicción presente ¿sí?

Labels:

7 Comments:

Anonymous Henrik said...

El paragüita de chocolate, el Fizz de uva y los confites Sugus. (Otra lista, menos inocente, envío por mail.)

Ah, gato ve, gato hace. ¿Es de escaparse su mascota? Si es así, vaya uno a saber qué habrá visto a través de alguna ventana.

October 23, 2006 12:36 PM  
Blogger LêA said...

mi adicción de esta temporada es enrularme enfermizamente con el dedo un buclecito que se me forma habitualmente en el costado de la cubata. También me ocurre algo similar con la barba. Peores adicciones quedaron en el camino...

October 23, 2006 3:36 PM  
Blogger Patricia Rodón said...

Fragaria. Tengo un problemita con la Musa (http://es.wikipedia.org/wiki/Banana) y sus primas: Musa acuminata y Musa balbisiana. Me encanta chupar sobre todo la parte del potasio y sus 120 calorías posta.

October 24, 2006 1:04 AM  
Anonymous Pablov said...

Sería bueno saber si los tonos anaranjados en tu felino son a causa de las propiedades bronceadoras atribuidas al vegetal, o si ya las tenía de antes. Saludos a vos y topadas a tu gato fetichista.

October 24, 2006 2:05 PM  
Blogger sergio said...

La mía es la de siempre, pero desde hace un tiempo más culposamente vivida: el cigarrillo. Desde cuándo el remordimiento? Desde que tuve la peregrina idea de abandonarlo. Y no, no quiso, el muy puto se aferró con uñas y dientes a mi vida-bolsillo-mano-boca (como su gato a la zanahoria) y ahí estamos, más unidos que nunca. Una verdadera pareja...infeliz.

Otras adicciones? No. Gustos de tarde en tarde

October 25, 2006 6:04 PM  
Blogger Fragaria Vesca said...

henrik: alcoyana-alcoyana! tus gustos son mis gustos. Espero mail con lista XXX ;)

lêa: conozco ese tic en pelo propio, debe ser algo genético. Ahora, con la barba, tuve que tomar una drástica decisión: afeitármela :P

Patricia: me abriste un portal, me diste las llaves de la ciudad de un maravilloso reino bananero. Ni hablar del icónico y seductor sabor de una Suprema Marilyn/land. Sobre todo cuando viene con Mo(n)ro(e)nes (léase: monrounes) :P

Pablov: conozco al gato desde que nació y así tuvo el pelaje anaranjado, mucho antes del "zanahoria gate".
Supongo que -por tu nombre- vos tenés perro en vez de gato. Y cuando llega la hora de la comida, le hacés sonar la campanita :P Gracias por visitar el frasco!

Sergio: qué triste lo que me cuenta. Sea fuerte y largue de una vez ese vicio que lo hace infeliz. Siga dándole a los de tarde en tarde, esos "gustitos" no se le niegan a nadie ;)

October 26, 2006 10:25 AM  
Blogger Quebrantapájaros said...

Bueno, no lo considero un vicio. Pero estéticamente me está perjudicando. Muero por los pañuelitos con dulce de leche. El problema no es que los como. Sino el modo. Lo hago como tu gato con las zanahorias. Eso sí, las fotos te las debo.

October 26, 2006 8:33 PM  

Post a Comment

<< Home