Thursday, October 05, 2006

2 de 2

Fotocopiadora-buffet del colegio de mamá. Ella, en casa, de licencia. Yo, nena buena llevándole unas pruebas y tramitando unos papeles. El chico que atiende: "Acá tiene sus copias, profe, son 3,50."

a) obviamente, ya no doy edad de colegiala
b) ¡parece que tengo aspecto de estar recibida!

Más allá de hacer el oído gordo y no corregir la errada apreciación, el apelativo sonó muy tierno.

Labels:

4 Comments:

Anonymous Henrik said...

Son esas pequeñas [amargas] alegrías que nos depara la candidez de algunos seres humanos. Varios han creído que por llevar lentes y tener la barba larga (por vagancia) soy intelectual.

October 06, 2006 12:00 AM  
Blogger Quebrantapájaros said...

Todo bien. Pero si después salías de allí e ibas al almacen y te decían "Son 4,80. señora". Te matabas.

Por otro lado, recibirse viene con la edad. Si lo sabré yo.

October 06, 2006 7:13 PM  
Anonymous la natu said...

Que le sirva de incentivo para recibirse!!! Quierase o no, aún contamos como docentes de un cierto prestigio y respeto. En mi caso me dan doble porción de comida en el bufett, me atienden primero y me dan el lugar que no pido...eso sí, nadie se hace cargo por mí (corrigiendo y soportando a tanto adolescente abúlico)

October 11, 2006 5:23 PM  
Blogger Fragaria Vesca said...

Henrik: parecés, padecés y sos intelectual. Tenés tu intelecto actual-izado, las neuronas bullendo y la sensibilidad artística a punto caramelo (en el frasco, obviamente) :P

Quebrantapájaros: me han dicho "señora" y hasta "suegra" cuando paseo junto a mi joven hermana. Digo yo: ¿recibirse viene con la edad o ya estamos en edad de recibirnos?

Natu: del incentivo...docente me hablás,¿no? Ese es el problema: todavía no sé si quiero/necesito ese tipo de respeto... Y lo de las dobles raciones en el buffet, sería un atentado para la figura que tanto trabajo me cuesta mantener/recuperar. :P

October 15, 2006 11:28 AM  

Post a Comment

<< Home