Saturday, August 12, 2006

Angustia oral

En atardeceres de tribulación
ella acudía a los panes,

por si los peces.



Labels:

7 Comments:

Blogger LêA said...

No hay pan que por pez no venga

August 13, 2006 3:38 PM  
Anonymous bobby said...

Al pan, pan y al pez, pez...

August 13, 2006 8:25 PM  
Blogger sergio said...

La entiendo, no sabe cuánto. En estos tiempos que son para mí de angustia oral (después de 15 años -casi- he abandonado el cigarrillo), todo es bueno: el pan y los peces y las facturas y los chupetines y los caramelos y la carne y el rivotril y los libros de autoayuda y ... Todo menos el ejercicio, el que debería realizar para bajar los 3 kilos que la angustia me ha echado encima.

August 14, 2006 1:52 PM  
Blogger Quebrantapájaros said...

Su breve poema me parece milagroso. No hay boca que lo resista de tanta concisión e inteligencia.

Pregunto: ¿No les parece mosntruosa la idea de que si los panes y los peces de Moisés se multiplicaban, lo hicieran también una vez en el estómago?

August 15, 2006 4:13 PM  
Blogger Fernando G. Toledo said...

HERNÁN:
Tá bien que seás ateo. Pero yo también lo soy y sé que no fue Moisés el de los panes, sino Cristo. Moisés fue el que separó las aguas. Y el Ratón Pérez el que te compró tu diente por 2 pesos.

FRAGARIA:
Digamos que ella salía "a la pesca", ¿no? Quizá como el cazador pobre, "a lo que salga".

August 19, 2006 9:06 PM  
Blogger Quebrantapájaros said...

Bueno, perdónenme el error bíblico. Pero no me hago cargo al todo, sé que en algún dibujo animado de los 80's me malformó esta idea de Moisés. Por ahora, la biblia la tengo aún junto al calefón. Hasta que llore.

August 23, 2006 1:53 PM  
Blogger Patricia Rodón said...

Fragaria. Me encantó este poema. Sutil.

August 29, 2006 2:07 AM  

Post a Comment

<< Home