Wednesday, July 26, 2006

Crónicas de Stand-by, 1ª entrega

Let it read

Las promotoras de la editorial tenían un m
étodo un tanto "invasivo" de captar lectores. En su acoso textual, se paraban disimuladamente detrás de la presa y atacaban por sobre el hombro de la víctima con un pseudosimpático: - ¿Cuántos años tenés? ¿Qué tipo de historias te gustan? ¿Cuál es el último libro que te compraste? Este seguro te atrapa: es de un chico que descubre en el fondo de su casa un... (por poco le contaban el final) - y así.

-Esta chiquita está entre estos dos libros- me decía la promotora y ni medio se alejaba, la nena, con cara de "qué carajo me quiere vender esta mina", dejaba prolijamente ambos libros y huía del stand.

Claro, como yo no estaba ahí por comisión, mi táctica era un tanto más sutil. Me quedaba a un costadito, callada, dejando el espacio y el tiempo para que el niño ojeara y hojeara, abriera, oliera, pincelara las letras con sus pupilas. De vez en cuando le sugería a alguno que leyera las contratapas o los primeros párrafos. Pero mi lema era básicamente el de la libertad. Porque, si no respetamos el derecho más genuino de estar a solas con el libro, de pararnos frente a todas las posibilidades y tantear cuál va más con uno; de enamorarnos a primera vista, incluso de decepcionarnos a mitad de leída; si subestimamos la intuición del otro por tener menos años en el ejercicio de la lectura... vamos por mal camino.

Si viniste a la feria es porque algo de esto te atrae. Si querés leer, leé. Y si acá no hay nada que te guste o que puedas comprar en este momento, no importa, vos seguí participando: la lectura es un juego en el que sólo pierden los que dejan de intentarlo.


Labels:

3 Comments:

Anonymous T.P.I. said...

¡Te quiero como vendedora en un local de ropa!

July 26, 2006 11:59 PM  
Blogger Dardo Aguirre said...

"la gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual yo todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer?"
Sigmund Freud

July 31, 2006 11:20 PM  
Blogger sergio said...

Fregona Vasca: lo que ud cuenta respecto de la actitud de las vendedoras de la Feria no dista de la de los jóvenes vendedores de las librerías de la calle San Juan, que cual abejas, sobre uno se lanzan al zumbido de "que libro buscás flaco...", y uno ahí, paralizado, del susto, "nada, miraba nomás"

August 03, 2006 12:26 PM  

Post a Comment

<< Home