Wednesday, May 10, 2006

POSTergaciones

Desde el día de reyes tenía en el placard una flamante colchoneta nueva para ponerme a hacer gimnasia “a la brevedad”.

Recién hoy, cuatro meses y cuatro días después, la estrené con un esbozo de pilates, torpemente ejecutado a las ocho menos diez de la mañana (escena gregoriana, ahora que lo pienso... gregoriana samsa!).

¿Con qué excusa demoramos aquello que –aunque suponga un esfuerzo- una vez incorporado al hábito devendría en beneficio?

¿Con qué derecho prolongamos agonías, bostezos, rencores, preludio de saltos, vómitos?

Acaso nos tranquilice el control y su espejismo empuñado sobre aquello que dilatamos en el sinsentido del mundo.

Y tal vez nunca advirtamos, como escupe el refrán, que "Pronto", será cuando se haga.

Labels:

8 Comments:

Anonymous T.P.I said...

Lo que cansa mucho es el monociclo. Más de una vez he querido abandonar el absurdo ejercicio del equilibrio; pero siempre se me ha puesto a la par otro monociclista y "Vamos, vamos, hay que seguir".
Así ando, medio perdido, y agotado, por la monosenda.

May 11, 2006 1:09 PM  
Blogger Fragaria Vesca said...

t.p.i:
...y sí... transitar/hacer la del mono es algo agotador... :P mejor caerse de vez en cuando, pero siempre fijarse antes si hay algo que amortigüe el golpe, ¿no?

May 11, 2006 2:14 PM  
Anonymous t.p.i. said...

¿Cómo hago para editarle el comentario?
Mejor olvide el mío.

May 11, 2006 3:05 PM  
Anonymous g. said...

quizá el control que se ejerce sobre la monotonía nos hace un poco más fuertes. quizá los cambios devengan en un derramamiento insensato de cambios que nadie podría detener y entonces que hacer? la gimnasia puede llevarnos a endurecer nuestros músculos y nuestra mente. mejor el camino del noble engorde. la sensata tarea de proyectar tareas para mantener en pie la sensata tarea de postergarlas.
mejor no comernos más la cabeza.

May 11, 2006 3:37 PM  
Blogger Fragaria Vesca said...

y sí... mejor no comernos la cabeza... a menos que sea la del sergio, cuando se peina (según él, queda "como un pan casero")

May 11, 2006 3:45 PM  
Blogger Patricia Rodón said...

Fragaria. La colchoneta, la gimnasia y el madrugón no sirven para nada. Si tomás unos vinitos, afinás bien con la poesía, fumás mientras escribís tus post y hacés radio a la noche, lo mejor para completar esta vida sana es el aerobic del sexo. La música la ponés vos, o él. Con el ritmo del ahhh já, el glú glup y el iupi iupi. Claro que el partenaire te tiene que gustar un poco. Digamos, dos, tres horas. Después tenés la piel perfecta y toda la carne en su lugar. Hablo de tener sexo como de una necesidad básica: alimentarse, vestirse, educarse. Hacer el amor es otro tema. Fragaria: hacé la colchineta acompañada. Las preguntas retóricas se transforman en poemas.

May 12, 2006 4:00 AM  
Blogger Quebrantapájaros said...

Fraga querida: quién fue el desalmado que le ragaló la colchoneta. ¿Gaspar, Melchor o el tiznado de Baltasar? Ellos que tienen el culo chato por andar montados entre joroba y joroba. ¡Tilingos!

Con respecto al consejo de Patricia, la apoyo (sin doble sentido), y hay otras cosas inflables, además de una colchoneta para eso. Aunque creería que a los 15 minutos ya te aburriría más que pellizcar un vidrio. Más que sexo tántrico, sería sexo tétrico.

May 12, 2006 12:06 PM  
Blogger Martim said...

Someday never comes, eso dice una cancion...

El ahora es ya, pero en general para todos es mañana... :S

May 14, 2006 11:52 PM  

Post a Comment

<< Home